Elisabeth

"Me impresionó la forma en que manejó el tratamiento, sin el ajetreo y el bullicio de un quiropráctico, con toques suaves y la calma que emanaba de Daniel H. Para mí fue un pequeño milagro que, después de unos pocos tratamientos, pudiera recuperarme y no sentir dolor. Además, también hay efectos psicológicos, que provocaron malestar en mi episodio, pero al compartirlas con Daniel posteriormente,  siempre acabaron siendo un alivio. Solo puedo recomendar esta forma de tratamiento y me han dado una calidad de vida considerable, por lo que estoy muy agradecida".

 

Elisabeth