Hola mi nombre es Bárbara, me gustaría compartir con vosotras mi experiencia con el método de manos intuitivas llevado a cabo por Daniel.

 

Después de un accidente de tráfico mis cervicales y todo mi cuerpo entró en un circulo de desequilibrio generalizado. Los síntomas más notables eran dolor de cervicales y cabeza, vómitos y una gran debilidad a nivel emocional. 

Des del primer día note un cambio en mi cuerpo, llegar a sus sesiones significaba encontrar la paz dentro de mi caos particular.

Realice sesiones semanales durante un buen tiempo, y a medida que mi cuerpo, mente y espíritu iba incorporando esa paz fuimos espaciando las sesiones. En algunos momentos, debido a diferentes acontecimientos, tuve algunas recaídas pero la paciencia y el amor que pone Daniel en su trabajo lo hicieron más fácil.

Después de unos seis meses, creo recordar, pude dejar las sesiones aunque siempre es necesario recordarle a mi Ser que la paz que encuentro en esas sesiones las puedo recuperar. Sin duda hay veces que el día a día hace que entre en ese circulo peligroso y una sesión de recuerdo nunca viene mal.

 

Personalmente sólo puedo agradecer el trabajo y la implicación que Daniel tuvo en mi caso. Sin duda,  muy recomendable aunque sea para descartar que eso no nos sirve. Para saber lo que funciona con uno mismo hay que probar... y llega ese momento en que el Ser te asegura que eso sí te funciona.

 

 

Mil gracias Daniel.